Impago o retrasos en el salario

Impago de salarios

El impago de salarios o nóminas, o incluso el simple retraso en su abono, cuando es continuado en el tiempo, puede dar derecho a la extinción del contrato de trabajo con la indemnización del despido improcedente.

Igual que el trabajador tiene numerosas obligaciones derivadas de su contrato de trabajo, el abono del salario pactado en su momento correspondiente es una obligación del empresario de tal importancia que el Estatuto de los Trabajadores castiga su incumplimiento con el derecho del trabajador a extinguir su contrato de trabajo, no por voluntad propia sino por incumplimiento del empresario, con el derecho a obtener la indemnización correspondiente al despido improcedente, así como manteniendo el trabajador el derecho al desempleo.

No obstante, cuando el trabajador no quiere extinguir su contrato de trabajo, pero si quiere reclamar las nóminas adeudadas, cabe la posibilidad de interponer una reclamación de cantidad, por la que el empresario deberá abonar los salarios adeudados al trabajador incrementadas en un 10 % de interés.

Es altamente recomendable para las empresas, ante la falta de liquidez, que nunca opten por el impago de salarios o retrasar el abono de las nóminas, ya que existen otras medidas para superar la situación de crisis empresarial. Dejar de abonar el salario a los trabajadores, o comenzar a hacerlo tarde, expone a la empresa a una situación de altísimo riesgo que puede incluso poner en peligro la viabilidad de la misma, pues puede enfrentarse a una situación en la que no puede hacer frente a las indemnizaciones que debe abonar, teniendo además que hacer frente tarde o temprano al abono de las nóminas con el correspondiente incremento.

Si sufre impago de salarios, o retrasos continuados en el abono del mismo, póngalo en manos de un abogado laboralista. Red Laboris es el despacho profesional de abogados laboralistas de Madrid expertos en el asesoramiento en casos de impagos o retrasos continuados en el abono del salario.