La prestación por desempleo de nivel contributivo o paro cubre la falta de ingresos del trabajador que ha perdido su trabajo por causa a él no imputable.

Los requisitos para tener derecho a cobrar la prestación por desempleo de nivel contributivo son haber cotizado al régimen general de la seguridad social durante 360 días en los seis años anteriores y encontrarse en situación legal de desempleo.

Es muy importante para el trabajador despedido acudir a solicitar el desempleo acercándose a su oficina de empleo más cercana o solicitando cita previa por internet, pero siempre dentro de los quince días siguientes al cese de la relación laboral.

Cuando el trabajador acuda a su oficina de empleo, deberá llevar consigo DNI o Pasaporte, Carta de Despido y Certificado de la empresa. La carta de despido y el certificado de la empresa no se exigen cuando la empresa no los facilita al trabajador.

Para calcular la prestación de desempleo o paro, la seguridad social hace un promedio de la base de cotización del trabajador, que aparece en las nóminas, durante los últimos 6 meses.

El trabajador percibe el 70% de esta Base Reguladora durante los primeros 6 meses que cobre la prestación de desempleo o paro, y el 60% hasta el final de la prestación, según el tiempo a que tenga derecho. El tiempo que va a durar la prestación de desempleo o paro varía en función de los años cotizados, siendo el periodo mínimo por el que se va a percibir la prestación de cuatro meses y el máximo de dos años.